El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 

Lo siguiente corresponde a la versión completa de la traducción que fue publicada parcialmente en revista Grifo nº20.

 

João Cabral de Melo Neto: “Escritos com o corpo” (Escritos con el cuerpo)
Por Javier Norambuena

 

JoãoCabral de Melo Neto: “Escritos com o corpo” (Escritos con el cuerpo)
Por Javier Norambuena

[a nadia prado: lingüa húngaris del duelo]

 

Escritos com o Corpo (1)

Ela tem tal composição
e bem entramada sintaxe
que só se pode apreendê-la
em conjunto: nunca em detalhe

Não  se vê nenhum térmo, nela,
em que a atenção mais se retarde,
e que, por mais significante,
possua, exclusivo, sua chave

Nem é possível dividi-la
como a una sentença, en partes;
menos, do que nela é sentido,
se conseguir uma paráfrase

E assim como, apenas completa,
ela é capaz de revelar-se
apenas um corpo completo
tem, de apreendê-la, facultade.

Apenas un corpo completo
e sem dividir-se em análise
será capaz do corpo a corpo
necessário a quem, sem desfalque

queira prender todos os temas
que pode haver no corpo frase:
que ela, ainda sem se decompor,
revela então, en intensidade.

De longo como Mondrians
em reproduções de revista
ela só mostra a indiferente
perfeição da geometría

Porém de perto, o original
do que era antes correção fría,
sem que a cámara da distancia
e suas lentes interfiram,

porém de perto, ao olho perto,
sem intermediárias retinas,
de perto, quando o olho é tacto,
ao olho imediato em cima,

se descobre que existe nela
certa insuspeitada energía
que aparece nos Mondrians
se visto na pintura viva.

E que porém de um Mondrian
num punto se diferencia:
em que nela essa vibração,
que era de longe impercebida,

pode abrir mão da cor acesa
sem que um Mondrian não vibra,
e vibrar com a textura em branco
da pele, ou da tela, sadia

Quando vestido únicamente
Com a macieza nua dela,
não  apenas sente despido:
sim, de uma forma mais completa.

Então , de fato, está despido,
senão dessa roupa que é ela.
Mas essa roupa nunca veste:
despe de uma outra mais interna.

É que o corpo quando se veste
De ela roupa, da seda ela,
Nunca sente mais definido
Como com as roupas de negra.

Sente ainda mais que despido:
pois a pele dele, secreta,
logo se esgarça ,e eis que ele asume
a pele dela, que ela empresta.

Mas também a pele emprestada
dura bem pouco enquanto véstia:
com pouco, ela todo, tambén,
já se esgarça, se desespessa,

até acabar por nada ter
nem de epiderme nem de seda:
e tudo acabe confundido,
nudez comum, sem mais frontera.

 

Está, hoje que não está,
numa memoria mais de fora.
De fora: como se estivesse
num tipo externo de memória.

Numa memóra para o corpo,
externa ao corpo, como bolsa:
que como bolsa, a certos gestos,
o corpo que a leva abalroa.

Memória exterior ao corpo,
e não  da que de dentro aflora;
e que, feita que é para o corpo,
carrega presenças corpóreas.

Pois nessa memoria é que ela,
Inesperada, se incorpora:
na presença, coisa, volumen,
inmediata ao corpo, sólida,

 

e que ora é volumen maciço,
entre os braços, neles envolta,
e que ora é volumen vazio,
que envolve a corpo, ou a acoita:

como o de uma coisa maciça
que ao mesme tempo fosse oca,
que o corpo teve, onde já esteve,
e onde a ter e o estar igual fora.

 

**********************************************************************

 

Escritos con el cuerpo

Ella tiene tal composición
y bien entramada sintaxis
que sólo se puede aprehenderla
en conjunto: nunca en detalle

No se ve ningún trazo en ella
en que la atención más se retarde,
y que, por más significante,
tenga, exclusiva, su clave

tampoco es posible dividirla
como a una frase, en partes;
y mucho menos, de lo que en ella es sentido,
obtener una paráfrasis

y de la misma forma, sólo completa
ella es capaz de revelarse
sólo un cuerpo completo
tiene la facultad de aprehenderla

Sólo un cuerpo completo
y sin dividirse en análisis
será capaz del cuerpo a cuerpo
necesario a quien, sin truncarse

a quién quiera atrapar todos los temas
que puede haber en el cuerpo frase:
que ella, aunque sin descomponerse
revela, así, en intensidades

De lejos como Mondrians
en reproducciones de revista
ella sólo muestra la indiferente
perfección de la geometría.

Sin embargo de cerca, el original
del que era antes corrección fría
sin que la cámara de la distancia
y sus lentes interfieran,

Sin embargo de cerca, al ojo cercano,
sin retinas intermediarias,
de cerca, cuando el ojo es tacto,
al ojo inmediato

 

se descubre que existe en ella
cierta insospechada energía
que asoma un Mondrians
como visto en la pintura viva

 

y que, sin embargo, de un Mondrian
en un punto las diferencia:
es que en ella esta vibración
que era imperceptible de lejos

 

puede prescindir del color encendido
sin el que un Mondrian no vibra
y vibra con la textura en blanco
de la piel, o del lienzo, sana.

Cuando vestido únicamente
Con la desnuda suavidad de ella
no solamente se siente desvestido:
sino, de una forma más completa

Entonces, de hecho, está desvestido
sino de esta ropa que es ella.
pero esta ropa nunca viste:
desviste de una otra más interior

Es que el cuerpo cuando se viste
de ella ropa, de la seda ella
nunca siente más definido
como con las ropas de a diario

Siente aún más que desvestido:
porque la piel de él, secreta,
luego se esparce, y es ahí que él asume
la piel de ella, que ella le presta

Sin embargo, también la piel prestada
dura poco mientras se viste:
con un poco, toda ella, también,
ya se deshilacha, se desgasta

hasta terminar por tener nada
ni de epidermis ni de seda:
y todo acabe confundido
desnudo común, sin más frontera

Está, hoy que no está
en una memoria más de afuera
De fuera: como si estuviese
en una suerte exterior de memoria

En una memoria para el cuerpo,
exterior al cuerpo, como una bolsa:
que como bolsa, a ciertos gestos
el cuerpo que la carga la alborota

Memoria exterior al cuerpo
y no de la que aflora desde dentro;
y que, hecha que está para el cuerpo
carga de presencias corpóreas

Porque es en esa memoria que ella,
inesperada, se reincorpora:
en la presencia, cosa, volumen,
inmediata al cuerpo, sólida,

y que ahora es volumen macizo
entre los brazos, en ellos envuelta,
y ahora que es volumen vacío
que envuelve el cuerpo, o lo azota:

como de una cosa maciza
que a la vez fuese hueca
que el cuerpo tuvo, donde ya estuvo
y donde el tener y el estar fueran iguales.

 

 

NOTA

(1) “Serial”. Obras completas. Río de Janeiro: José Olympio, 1986. 54-56. Impreso.